Iquique comenzó a sanar con láminas de piel de donantes vivos

El servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital Ernesto Torres Galdames, junto a la Unidad de Procuramiento de Órganos y Tejidos del mismo recinto asistencial de Iquique, encabezan un proyecto pionero en el país que está multiplicando las sonrisas en el norte. ¿Cómo? Aprovechando la piel extraída de los pacientes que se someten a cirugías con fines estéticos para utilizarla como verdaderos parches para personas con quemaduras o heridas complejas.


Gonzalo Artal Hahn

La profe iquiqueña Marjorie Aliaga no estaba tan conforme con lo que veía en los espejos y en las fotografías tras el nacimiento de su segundo hijo, por lo que sin tanto rodeo optó por echarse una mano y meterle bisturí a esa zona del cuerpo en la que suele acumularse la mayor cantidad de grasa corporal: la panza.

Una cirugía liberadora que sin buscarlo -pero luego de saberlo y aceptarlo- desencadenó una serie de nuevas intervenciones que están comenzando a cambiar la vida de los nortinos, partiendo por Carlos Zavala, el primer paciente de Chile en recibir piel humana de un donante vivo. Saonda.

“La piel procesada que conseguimos con la primera donante se utilizó en este primer paciente con pie diabético, quien después de ser operado necesitaba cobertura urgente para aminorar los riesgos de una nueva amputación”, advierte Aldo Cañete, médico a cargo de la Unidad de Procuramiento de Órganos del Hospital Ernesto Torres Galdames de Iquique, quien se refirió a los alentadores alcances de la iniciativa que realizan bajo un inédito protocolo visado por el Ministerio de Salud junto al equipo de Cirugía Plástica y Reconstructiva del principal centro de atención de la región de Tarapacá.

“El segundo paciente beneficiado tenía una fractura expuesta en un tobillo que incluía pérdida de piel y el tercer paciente fue tratado de un tumor de cuero cabelludo que fue extirpado y, debido al tamaño de la incisión, también requería el uso de esta piel”.

-Una idea con mucho ticket. ¿Cómo nace?

“La principal motivación para hacer uso de la piel fueron los pacientes quemados”, explica de buenas a primeras el doctor Cañete, quien comentó que desde hace algunos meses se la tuvieron que ingeniar para tratar a varios heridos graves que, por el tema de la pandemia, no pudieron ser trasladados a Santiago.

-Ajá. Pura reacción y confianza en los medios propios.

“Bueno, sabíamos que acá contábamos con capacidades para realizar tratamientos y lo hicimos”.

-Y ampliaron el espectro.

“Así es, el uso de la piel es más bien ilimitado, pues no solo es un beneficio para los que sufrieron o sufrirán quemaduras”.

-Un circulo bien virtuoso en torno a algo que se desecha.  

“Sí, imagínate que con un solo colgajo de piel extraído de una abdominoplastía podemos obtener hasta ocho láminas, como sucedió con la donación de la primera persona en acceder a este procedimiento de donación de órganos que permite dar cobertura a otras heridas”.



Manual para boquiabiertos

Los motivos por los que llegan las personas al quirófano para modificar sus cuerpos no es un gran tema para el facultativo, quien argumenta que la cirugía plástica, estética y reparadora puede llegar a ser muy importante para mucha gente, ya sea porque elimina algún problema de salud o mejora aspectos psicológicos.

“La verdad es que como soy parte de una unidad que se encarga de aprovechar las donaciones de órganos y tejidos, venga de dónde venga esta ayuda al prójimo, siempre será bienvenida”.

-Igual sirve como excusa para minimizar las culpas. Ayude a un tercero, cuarto y hasta un octavo.

“Cada persona tiene el derecho a preocuparse de aquello y, si tiene los medios, por qué no operarse. Distinto es cuando alguien se quiere llevar sus órganos a la tumba, donde nadie podrá aprovecharlos, pudiendo haber sido una solución para mucha gente”.

-Demás. Ahí sí me surge otra pregunta. No todos tenemos el mismo tono. Es decir. ¿La coloración de la piel es un factor a considerar? ¿Existe una clasificación, una paleta de tonalidades? O ahí, también, todos somos iguales.

“De colores, en realidad, lo más evidente es raza blanca y raza negra, sin otros matices, pero con este tipo de piel, la verdad, no importa el color, pues lo que finalmente va a quedar en el paciente es la capa profunda, llamada dermis, mientras que la epidermis se ‘caerá’ después de unos días”.

-Ah, buen punto.

“Es bueno aclarar también que esta piel es para cobertura transitoria, es decir, después de un par de semanas, que puede ser de 14 a 21 días, se debe hacer un nuevo injerto con piel del paciente para cubrir la zona que seguramente será de mucha menos extensión que al principio”.

-Me imagino que hay un protocolo bien complejo en torno a esas láminas.

“La piel de la paciente sometida a abdominoplastía es enviada y procesada en Santiago gracias al trabajo de otro actor involucrado, como es el laboratorio clínico, quienes además de gestionar de manera rápida los exámenes previos de la paciente, coordinaron el embalaje y traslado de la piel hasta el Banco de Tejidos de Santiago y la Comisión Chilena de Energía Nuclear”.

-Esa onda. ¿Y nunca nadie había donado piel?

“En Chile se realizan trasplantes de órganos y tejidos, pero en una mayor proporción corresponden a donantes fallecidos. Los donantes vivos habitualmente donan un riñón o un trozo de hígado, nada más. Y es por eso que en Iquique hemos logrado un hito a nivel nacional: Procurar piel de donante vivo por primera vez”.



Aplausos varios

El doctor Aldo Cañete mencionó que en este proceso de extracción, cuidado y traspaso del órgano más grandote del cuerpo humano, hay esfuerzo de otras áreas con las que siempre han desarrollado los procuramientos, como las unidades de paciente crítico, los policlínicos de especialidades, imagenología y esterilización, pero en esta oportunidad, quiso donar espaldarazos al jefe de cirugía plástica, Marcelo Fonseca.

“El incansable trabajo del doctor Fonseca para lograr recursos, aterrizar ideas e iniciativas que han hecho realidad sueños que teníamos desde hace mucho tiempo resultan claves para llevar adelante el proyecto”, dice Cañete, quien también agradeció el apoyo de las autoridades del hospital y del Servicio de Salud que confiaron siempre en el trabajo, y a la colaboración constante del Rotary Club Iquique, la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi y la Municipalidad de Iquique.

“La piel de donante vivo es mucho mejor, porque podemos utilizar la epidermis y también la dermis, que finalmente es lo que rellena la herida y permite acondicionar la zona, donde después va la piel definitiva del mismo paciente. Esto disminuye enormemente el riesgo de una nueva infección y de otra eventual amputación, lo que es muy beneficioso para la calidad de vida y la recuperación del paciente”, dijo Fonseca, quien tras la imposibilidad de realizar cirugías en el hospital por los inconvenientes asociados al Covid-19 gestó una alianza público-privada con la Red Salud Clínica Iquique para realizar en sus quirófanos el procuramiento de piel con pacientes del área privada. Los últimos en sumarse a la iniciativa que se convirtió en todo un hito en el historial de la medicina local y nacional.



¿No me diga que se tentó?

Si está pensando en eliminar aquello que sobra y transformarse en facilitador de piel humana, debe tener en consideración que un donante vivo es aquella persona que dona un órgano o una parte de él, sin que esto le impida continuar su vida con un buen estado de salud.

“A mí los doctores me explicaron que tenían un proyecto para que las personas que se hicieran abdominoplastías donaran la piel que les sacarían para ayudar a otros que la necesitaran. De inmediato les dije que sí. Que un pedazo de piel que para mí era inservible, que me molestaba, pueda ayudar a mejorar la vida de otras personas es maravilloso”, dice Marjorie, la mujer que trabaja junto a su esposo en una importadora de vehículos en la Zofri y que ahora, después de regalarse más sonrisas a los espejos y las cámaras, regaló alivio y tranquilidad para otros.

Ahora, si usted ya está calculando cuánto podría ayudar en esa cadena de felicidad con solo correr un poco la vista y dimensionar la cuantía de su aporte, es nuestro deber comentarles que la donación de órganos es un acto voluntario, altruista y gratuito, mediante el cual una persona o su familia (como representante) deciden entregar los órganos para que sean extraídos del cuerpo e implantados en otra persona. Pero ojo, que esto se da siempre y cuando la pasada del bisturí no altere el funcionamiento vital de su cuerpo.

Total, según cifras de aquellas páginas que están entre las primeras de google, los humanos podemos llegar a tener un aproximado de dos metros cuadrados de piel, la que puede pesar hasta 10 kilos. Así que con un 10% para retirar. Genial.


¿Le gustó? Comparta.




te teré es una onomatopeya​, una imitación lingüística del sonido con el que comienza Cariñito, el temón de Rosado/Los Hijos del Sol que tras servir de inspiración para alentar a un equipo y crear una revista, mutó hasta convertirse en una web que tiene casi el mismo fin. Es que ahora, además de ofrendar información sobre pelotas, dragones y lo qué sucede en los rincones de Iquique, incorpora sugerencias acerca de quienes podrían ayudarlo a hacer lo que tiene pensado hacer en la capital de la región de Tarapacá.





teteré.cl © 2021
Todos los derechos reservados.