Pisagua Sumergido: zambullidas para apreciar, proteger y restaurar

Sobre la cota cero del poblado de la comuna de Huara se levantó un centro de buceo que, hoy en día, cuenta con amplias y acogedoras instalaciones para preparar las zambullidas e inmersiones a uno de los mejores sitios de buceo en Chile continental. Escenario natural y escasamente intervenido que deja feliz-feliz alegre-alegre tanto a quienes van en busca de naufragios o experiencias con animales marinos, así como a quienes se están dedicando a investigar qué es lo que verdaderamente sucede en las profundidades.


Gonzalo Artal Hahn

El hecho de ser escogido como campo de concentración de prisioneros políticos en al menos dos periodos bien crudos de nuestra historia republicana, nos empujan a imaginar un poblado de Pisagua que nunca dejará de ser triste, melancólico y mustio. Un enclave cargado de dolor, pena y nada de justicia.

Y si a esas malditas decisiones y ejecuciones le sumamos sus buenas dosis de abandono y desidia por parte de las autoridades locales y nacionales, resulta bastante difícil que la localidad ubicada a 162 kilómetros al norte de Iquique, en la Región de Tarapacá, pueda sacarse el mote de pueblo fantasma. O de escondite preferido, que es otro estigma que carga el caserío que alguna vez perteneció a la Intendencia de Arequipa, en los tiempos del Virreinato del Perú.

“Es un destino conocido por la historia vivida en relación a la vulneración de los derechos humanos en nuestro país y sus diferentes operaciones ligadas a la Guerra del Pacífico, sin embargo, poco se conoce sobre los asentamientos de los pueblos pre-hispanos que habitaban el sector, su historia de esplendor relacionada con el Huano y el Salitre, además de su belleza paisajística única y su increíble Biodiversidad. Sobretodo, cuando es abordada desde sus profundidades”, dice Marcos Tobar, un ingeniero en Pesca y Acuicultura de la Universidad Arturo Prat que en el 2014 decidió ponerle pause a su vida en la urbe y armar las maletas para radicarse en el caserío perteneciente a la comuna de Huara. El mismo sitio desde donde monitorea Pisagua Sumergido.

“En abril del 2014 me separé y decidí comenzar desde cero, así que me vine a vivir solo a Pisagua. La verdad es que renuncie y me quedé en pelota, pues regale todas mis cosas”.

-Esa onda. ¿Y ahí partes con el buceo?

“Mira, Pisagua Sumergido o la empresa de buceo que iniciamos nace a raíz de un proyecto FIC de arrecifes artificiales que se generó acá, el que buscaba fomentar varias cosas. Entre ellas, el turismo de intereses especiales, por lo que impulsó un área dentro del proyecto de investigación que se encargaba de desarrollar algo de turismo con levantamiento de información básica, generación de capacidades mediante la donación de una embarcación al sindicato, cursos de guías y un montón de cosas, entonces nosotros agarramos el concepto de esa idea que se ejecutó a través de un Innova Corfo y que ejecutó la Facultad de Recursos Naturales Renovables de la Universidad Arturo Prat entre el 2011-2012”.

-Ahí las antenitas de vinil mandaron la primera señal.

“Claro, viendo que no se le sacaba valor a la biodiversidad que existía en el lugar, comenzamos a trabajar con los pescadores. Eso sí rebotamos harto al comienzo, no fue fácil, pero seguimos, pues también se sumó Tamara Marín, bióloga y buzo Divemaster, con quien producto de nuestras profesiones vemos cosas que el común de las personas no ven”.

-¿Y ella también aplicó chao jefe?

“Claro, es que veíamos que existían un montón de condiciones y factores que le aportan una riqueza única al lugar que no se le sacaba provecho alguno más allá de la pesca de tipo industrial. Entonces, nosotros veíamos que el turismo era una alternativa real para usar el borde costero y el mar de una manera sustentable y, por lo mismo, decidimos instalarnos como centro de buceo. Mal que mal, somos los primeros que conocemos el estado del mar de manera certera, ya que vamos todos los días a bucear. A diferencia del resto, que lo ve desde la superficie”.



En la malla curricular

En estos últimos 20 años la línea de PS ha mutado con cuática, pues de lograr difundir que hay debajo del agua, principalmente, asociado a los movimientos de la anchoveta, han logrado especializarse hasta brindar experiencias inolvidables no solo para los amantes del deporte aventura y las actividades al aire libre en zonas costeras, sino que también, a los mismos representantes de la comunidad. Incluidos los más pequeños.

“Hemos ido mutando un montón, pues comenzamos re piñufla, postulando a fondos Sercotec para comprar equipos y, de ahí, armar capacidades. Afortunadamente hemos contado con harto apoyo de privados, como Mar en Sepia y NorSub, las empresas de Fernando Olivares y Eduardo Menares, dos monstruos del agua y la fotografía submarina que han sido nuestros sostenedeores”, cuenta Tobar, quien desde los inicios ha visto como la autogestión y postulación constante a fondos consursables de Corfo, Sectotec y otras vías de financiamiento comenzaron a dar frutos.

“En el 2017 se unió al equipo otra pareja, compuesta por la profesora de Educación Diferencial Camila Arias y el profesor de Educación Física Darío Quintanilla, quienes generaron un complemento súper interesantea nivel  profesional, pues comenzaron a diversificar las propuestas y las ofertas”.

-¿Qué resultó ahí?

“Gracias a esas incrustaciones comenzamos a consolidar mucha educación marina asociada a los cursos de buceo, incorporando un enfoque interesante que, si bien no es para todo público, nos complace compartirlo con nuestro público objetivo, por lo que te diría que no estamos siempre con el calendario lleno, pero siempre es suficiente. Es que son las personas que nosotros queremos que vengan. Gente que ve el mar de la misma manera y lo valora como lo valoramos nosotros”.

-¿Y alguna perlita debajo del mar?

“Claro, con los cabros realizamos un taller extraescolar dedicado a los niños del Colegio de Pisagua, quienes tienen el único taller de buceo a nivel nacional que está ligado a su malla curricular, una actividad extraprogramáica como lo es la música o el fútbol”.

-Genial.

“Sí. Los chicos los días viernes, en condiciones normales, salían a las 1 de la tarde y de 2 a 6 empezaban a vincularse con el buceo, a nadar con snorkel. Y ahí mismo aprovechamos de aplicar educación medioambiental y un montón de cosas que sabemos que dentro de la educación normal a nivel país no se genera. Y en las casas tampoco hay mucho resplado, entonces tratamos de vincularnos de esa manera con la comunidad”.

-Pura responsabilidad social.

“Todo el rato. De hecho, trabajamos activamente en otros aspectos de la localidad como lo es el área de manejo de marina protegida de múltiples usos para la conservación de las especies y todo lo que se vincule con desarrollo y proyección para Pisagua. La verdad es que además nos hemos ido transformando, de alguna manera, en una especie de asesores y consultores en distintas materias que giran en torno al buceo, lo que es súper interesante”.



Corriente investigativa

Con el tiempo y la preparación Tobar y sus asociados han visto como el buceo se ha transformado en toda una herramienta científica, logrando poner en práctica la observación y desencadenar mucha investigación.

“El buceo es ampliamente utilizado en diferentes técnicas o metodologías aplicadas durante el desarrollo de investigaciones científicas que están orientadas el estudio del mar, pero debido a sus exigencias y finalidades específicas se diferencia mucho del buceo recreativo o deportivo, por lo que nos ha demandado un alto nivel de especialización, planificación y profesionalismo”, sostiene el profesional, quien especifica que el staff de Pisagua Sumergible se especializa en diferentes áreas de estudio dentro de la biología y conservación marina, pesca y acuicultura, además de monitorear la generación de registros audiovisuales complementarios con fines de difusión del patrimonio natural y cultural.

“Durante el desarrollo de los diversos tipos de investigaciones científicas que requieren la herramienta del buceo, es de vital importancia gestionar actividades y recursos claves que garanticen un resultado final óptimo en términos de calidad de información obtenida a través de las inmersiones planificadas”.

-¿Lo tienen tipificado como otra salida?

“Así es. El servicio de buceo científico está está orientado a quienes requieran recolección de información submarina para análisis cualitativo y cuantitativo de stocks de recursos pesquero-artesanales, patrimonio cultural, fauna submarina y costera. Así como también, para quienes requieran documentación y producción de material audiovisual submarino con fines turísticos, deportivos, de conservación o publicitarios”.

-¿Y con quienes han logrado trabajar?

“Bueno, dentro de las instituciones del sector público a las que hemos apoyado con este tipo servicio de buceo profesional está la Unap, la Católica del Norte, Ifop y Sernapesca, con quienes participamos en programas de conservación marina relacionadas a las tortugas marinas (www.tortumarchile.com) y peces litorales (www.peceslitorales.cl)”.

-Buena. Vi algo de Oceana también.

“Claro, hemos apoyado a diferentes organizaciones privadas que tienen como objetivo el levantamiento de información submarina para la conservación del océano como Oceana Chile (www.chilebajoelmar.oceana.org) participando en las diversas campañas de exploración del Océano en el Norte de Chile; y el levantamiento de información subacúatica cultural junto al Instituto de Arqueología Náutica y Subacuática (www.ians.cl) en diversas campañas de prospección arqueológica en Pisagua y en otros rincones, como el que se utilizó para Fondart “La flota sumergida en el histórico puerto guanero de Pabellón de Pica”.

-Harta info en zonas poco exploradas. Harto hallazgo.

“Si poh. Toda esa información relevante de las expediciones submarinas se transforman en informes que benefician las ciencias del mar y la arqueología, porque también hay naufragios y otra historias portuarias de un lugar que, más encima, es uno de los mejores sitios para sumergirse. Porque para que te hagas una idea, desde Arica, en límite norte, hasta el canal Kirke, que es lo más al sur, este es el mejor lugar donde he buceado. Y eso que cuento Isla de Pascua y otros rincones que en el papel suenan fascinantes”.



Mundo por explorar

El portal en internet www.pisaguasumergido.com explica que a Pisagua se puede llegar tomando la Ruta 5, aquella vía que conecta Iquique con Arica, hasta desviarse hacia el mar por la vía de acceso A-40. Una vez enrielado, se desciende por un camino asfaltado y señalizado que se encuentra en perfecto estado.

“Si no tienes vehículo particular para visitar Pisagua, el poblado cuenta con un recorrido en minibus que parte de lunes a sábado a contar de las 17:00 horas desde el terminal rodoviario de Iquique, cuyo valor del pasaje es de $1.600 pesos por persona, aunque debido a la situación actual de la pandemia, el servicio se encuentra habilitado solo para residentes”, explica el viejo lobo de mar.

-¿Qué hace que Pisagua sea una zona seca para bucear?

“La localidad se caracteriza por ser una bahía dispuesta hacia al norte, formada por la abrupta caída al mar del farellón costero correspondiente a la Cordillera de la Costa; cerrada hacia el norte por Punta Pisagua y hacia el sur por Punta Pichalo. Esta última, tiene una longitud aproximada de tres kilómetros y brinda las condiciones de abrigo frente al viento y a la corriente imperantes en el sector, y es lo que en definitiva otorga las características por las que Pisagua fue conocida como uno de los puertos mas importantes de Sudamérica en el siglo XX”.

-¿Qué podríamos ver en una zambullida profeshional?

“Debido a las características físicas, químicas y biológicas particulares del mar de Pisagua el lugar es favorecido con una amplia diversidad de especies marinas, contando con la presencia de especies emblemáticas como pingüinos de Humboldt, chungungos o nutrias, delfines y lobos marinos; las que sin problema desarrollan sus procesos biológicos dentro de la bahía, dando lugar al sitio con mayor biodiversidad marina del norte grande de nuestro país”.

-¿Alguna perlita imperdible?

“Varias, pero actualmente Punta Pichalo figura como Sitio Prioritario para la Conservación dentro de la región de Tarapacá, postulando a obtener la categoría de conservación de Área Marina Costera de Múltiples Usos (AMC-MU), debido a su biodiversidad exuberante y los diversos servicios ecosistémicos que ésta entrega a la comunidad local”.

-¿Ahí hay una lobería?

“Sí, pero también podemos distinguir diversos ecosistemas como fondos rocosos o rodados y bosques de macroalgas, mientras que dentro de la fauna que podemos observar se encuentran peces de roca emblemáticos de este lado del Pacífico como el Pejeperro, San Pedro, Morena y Mulato. Un mundo lleno de colores llamativos, correspondiente a la gran variedad de invertebrados marinos que cubren la irregular geografía submarina”.

-¿Y es verdad que hay diferentes tipos de lobos?

“Jajaja. Sí, no es mentira, pues habitan el Lobo Común y el de Dos Pelos”.

-Buena. ¿Otros sitios como para agendar?

“Está El Chango, un punto de buceo se encuentra ubicado a los pies de un antiguo asentamiento indígena, que es un sitio ideal para la recolección de alimentos en medio del desierto más árido del planeta y La Posillona, que está a los pies de lo que fuera una planta de extracción de agua durante la época dorada de Pisagua, que es un sitio ideal para el buceo en snorkel en familia o scuba para principiantes”.

-¿Y los naufragios fueron por ahí mismo?

“Cerca. Nosotros recomendamos dos. Una visita a La Ross Shire, una embarcación que se incendió cuando se encontraba realizando maniobras de descarga de carbón y carga de salitre, y otra a La Limeña, un viejo vapor que sirvió a la Armada Peruana como embarcación de transporte y carga entre los años 1877 y 1881, participando en diferentes operaciones bélicas de la guerra del Pacífico. Aunque esos ya entran en la categoría para avezados”.



Campamento Base

El proyecto de Pisagua Sumergido cuenta con un lodge que brinda a los visitantes toda la plataforma logística necesaria para realizar actividades de buceo recreativo y científico de manera profesional, segura y entretenida, poniendo a disposición un completo pañol de buceo con equipamiento de primer nivel y gran variedad de tallas.

“Nuestras instalaciones se emplazan en un lugar privilegiado que se encuentra ubicado en primera línea de costa y se caracterizan por ser en su mayoría de materiales reciclados, otorgándoles un aspecto rústico y un grato ambiente familiar”, explica Tobar, quien indicó que para alojar cuentan con dos habitaciones privadas. Ambas con baño y agua caliente.

“Ahora, si alguien viene a Pisagua a aprender de buceo y necesita un espacio para planificar sus inmersiones disponemos de un un espacio exclusivo con aforo máximo de cinco personas, la que está equipada con un equipo multimedia y material de oficina, lo que obviamente se vincula con nuestras amplias terrazas exteriores, las que poseen una vista insuperable a la bahía”.

-Ya. ¿Y si uno es gueno pal agua y el otro ni tanto?

“Jajaja. Bueno, ahí podemos ofrecerle actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza como senderismo, surf, paseos en bote y pesca vivencial”.

-Ojo ahí.

“Oye, pero para los que creen que no son buenos para el agua tenemos los bautizos, que consiste justamente en vivir la experiencia de bucear por primera vez de manera rápida, fácil y segura; convirtiéndose en la mejor oportunidad de descubrir el mundo submarino”.

-Suena bien.

“Durante el recorrido se puede observar toda la fauna asociada a los bosques de algas. Eso demora un tiempo de fondo aproximado de 30 minutos, dependiendo de la comodidad y entusiasmo. Una actividad apta para mayores de 12 años y con salud compatible que tiene un valor de 50 mil pesos”.

-Las otras modalidades ya son para calificados.

“Claro, tenemos el Buceo Aventura que es una invitación a explorar el fondo submarino de Pisagua en todo su esplendor. Una expedición para buceadores nacionales o extranjeros que estén en posesión de la licencia de Buceador Autónomo CMAS, NAUI, SII, PADI o equivalente. Ahí el primero vale 45 mil y el segundo sale 35 mil”.



Misión: restaurar

Marco cuenta que en su etapa de mayor adoración a las profundidades dejó la universidad botada para dedicarse única y exclusivamente a sacar pescado, una decisión que dejó turuleco a su viejo y su entorno familiar, quienes no compartían la decisión de convertirse en pescador artesanal.

“Era entretenido, pero cada vez veía que tenía que estar más tiempo en el agua para sacar la misma cantidad o, a veces, hasta menos pescados”, cuenta Tobar, quien desde esos días sopesó la decisión de trabajar en otra cosa que no fuera la extracción, ya que ni cantando se salía del agua. De buscar otra pega, ni hablar. “Terminé los estudios y me lancé con toda esta historia que nos tiene trabajando en diversas asesorías, debido a que también trabajamos con una Cooperativa de Turismo llamada Descubre Caramucho, sector en el que estamos replicando el modelo de negocio con los pecadores y sus familias. Ahí los hijos nos ven como una alternativa laboral concreta, así que nos contactaron para generar las capacidades y formar instructores”,

-Otra patita del sistema acuático.

“Sí, ligado a un programa de desarrollo, una especie de mentoría para acompañarlos hasta el punto que ellos sean capaces de sostener su propio centro. Ahí ya hicimos la primera parte del proceso y ahora viene sumar inmersiones y otras acciones hasta que lleguen a ser instructores”.

-Se le ve feliz. Se le nota en las escamas brillosas.

“Puede ser, jajajaj. Es que más allá de los bautizos, las expediciones guiadas y la cobertura de la ciencia y asesorías, estamos generando alianzas que son importantes para trabajar y crecer en el principal enfoque que tenemos, que es la protección del mar. Todas las acciones van hacia allá: turismo y educación que tengan que ver e involucre a las comunidades costeras en la conservación del mar”.

-¿Ese es el objetivo de este PS?

“Mmmm. Más bien era. Es que ya no podemos hablar solo de conservación, pues no logramos nada. Ahora las generaciones que vienen deben concientizarse sobre los alcances de la restauración, involucrando lo que no se pudo conservar. Todo va girando hacia ese enfoque, dese la pesca a la acuicultura. Y va a ir tomando más protagonismo con el área marina protegida y restauración del ecosistema, enfocados en obtener la mejor calidad de salud posible para todos”.



¿Le gustó? Comparta.




te teré es una onomatopeya​, una imitación lingüística del sonido con el que comienza Cariñito, el temón de Rosado/Los Hijos del Sol que tras servir de inspiración para alentar a un equipo y crear una revista, mutó hasta convertirse en una web que tiene casi el mismo fin. Es que ahora, además de ofrendar información sobre pelotas, dragones y lo qué sucede en los rincones de Iquique, incorpora sugerencias acerca de quienes podrían ayudarlo a hacer lo que tiene pensado hacer en la capital de la región de Tarapacá.





teteré.cl © 2021
Todos los derechos reservados.