Bruno Gutiérrez: “Ir a Deportes Iquique fue un salto inmenso”


Gonzalo Artal Hahn

A mediados de junio Bruno Gutiérrez Vilches cumplirá 19 años. Y en su shortísima carrera, el defensor ya acumula un Sudamericano Sub 15, un Mundial Sub 17, un trágico descenso con Iquique y un reciente y resplandeciente llamado a entrenar en un micro ciclo de la selección de fútbol profesional adulta. Claro, entre otras peripecias que han dado forma y carácter a ese metro y ochenta y cuatro centímetros que pertenece a los registros de Colo Colo, pero que, en una de esas…

-¿Qué onda ese llamado a concentrar por la selección?

“Naaa, no me la creía. Fue un llamado de la nada”.

-Pensaste en amigos vacilones.

“Todo el rato. Si incluso agregué el teléfono al WhatsApp para saber quién era, qué decía, porque es normal que a veces te llaman amigos para molestar. Uno nunca sabe”.

-¿Y cuándo creíste?

“Cuando empecé a ver mi nombre en internet, que salió todo, aunque igual no me la creía jajaja”.

-No es raro, más aún si has participado de casi todos los ciclos.

“Ah sí poh. Empecé en la Sub 15, después no fui considerado para la Sub 17 del profe Caputto 17, pero cuando regreso el profe Leiva me sumó en otro micro ciclo, me llevó al mundial y me hizo practicar con la sub 23, pero ahora es la adulta. Igual soy chico”.

-¿Te lo esperabas pa cuándo?

“Dije a los 20 será. No sé, 21. Entre esas edades”.

-¿El hecho de venir a Iquique influyó? ¿Ayudó? O na que ver.

“El ir a Deportes Iquique fue un salto inmenso. Muchos pensaban que era como algo que iba a disminuir mi impulso, pero gracias a Dios lo disfruté mucho, que era lo importante. Aprendí mucho, aparte el hincha es un siete poh. Apasionado, así que me sentía muy bien. A pesar de que estaba solo, sin mi familia, me sentía feliz”.

-Se te veía compenetrado. Fue por Leiva o de nuevo meto a la ciudad.

“Como que se conectó todo, porque tuve compañeros muy buenos que cuando llegué, al tiro me hicieron sentir como uno más. En ningún momento me hicieron el vacío o me dejaron de lado. Ahí siempre estuvo Hans Salinas, el Mauro Zenteno, Lucas Aveldaño; los mayores. El mismo Mati Donoso me decía Bruno tienes que hacer esto. Lo mismo Lorenzetti, que ahora es muy amigo mío”.

-Upa. Vas a tener que negarlo desde ahora ya.

Jajaja, ni yo sé cómo se dio. El único chuncho con el que hablo. Pero nada, es una muy buena persona, me ayudó bastante en estos cuatro meses que estuve en Iquique”.

-¿Fue tu dupla? ¿El yunta?

“No, ese fue Arturo Guerrero. Mi compañero. Arturo es mi compa. Muy buena gente. Gente humilde. El me acompañó a todos lados y cada vez que lo necesitaba, cuando llegaba cansado de los partidos me decía bruno vente a almorzar, vamos a cenar a mi casa”.

-Muy bien. ¿Alcanzó a recorrer algo?

“Fui harto a la playa y conocí el pueblo de Tarapacá. Allá conocí al Lolo”.

-Epa.  

“Sí, le dije a Arturo que quería conocer el interior, así que pasamos por Alto Hospicio, que pensé que era más chico, por Humberstone, hasta llegar a la Quebrada de Tarapacá. Ahí conocí a San Lorenzo.

-¿Comiste chumbeques?

“Noo, pero comí aceitunas de ¿Agalapa?

-De Azapa. Pero esas son ícono de la contra.

“Ah, igual las encontré malas. No me gustaron jajaja”.



Mariote Semi Dios

El presente de Bruno no está muy claro. Sabe que Lasarte lo necesita un par de días en Juan Pinto Durán para verlo en acción, aunque es altamente probable que no sea parte del equipo a ensamblar para afrontar la próxima fecha de Eliminatorias, instancia donde la Roja se jugará puntos importantes en su camino hacia la Copa del Mundo de Qatar 2022 ante Paraguay (en Santiago) y Ecuador (en Quito).

-¿De ahí? ¿Qué se viene? ¿Agarras peto en Colo Colo?

“Aún no he hablado nada sobre mi futuro, no te sabría dar una respuesta”.

-Ya, pero ¿serás parte del plantel albo?

“Este último tiempo estuve en el plantel de Iquique y se supone que ahora debería estar en el plantel profesional del Colo, pero si me toca defender la juvenil, ahí estaremos. Me la juego”.

-¿De qué depende?

“Yo no veo eso, lo ve mi representante. Lo deben estar hablando”.

-¿Y tú?, ¿querís seguir en Iquique o te da lata estando en Primera B?

“Me llegaron varios mensajes para que me quedara, pero ya no depende de mí. La decisión no es ciento por ciento mía. No es ya, me quedo porque la paso bien ahí, porque no soy el dueño de mi pase. Pertenezco a un club y ellos sabrán lo que hacen conmigo. Jajaja”.

-O la proyección es virar a otro desafío.

“La verdad es que yo no pienso más allá. Me gusta ir paso a paso. Darle en Iquique, hecho. Y si ahora me toca volver Colo Colo, hacerla en Colo Colo. Y si me toca estar en otro equipo, otro. Así ir escalando, pero de a poco, como se han estado dando las cosas. Fui de la 15, de la 17, sub 20 y ahora gracias a Dios me llamaron a la adulta. No me gusta mirar más allá, me gusta disfrutar el presente”.

-¿En el Colo serías lateral o central?

“Estaba jugando de lateral en el plantel, aunque solamente los amistosos que se hacían internamente en el estadio con San Antonio o equipos de la zona, porque no tuve oportunidad de debutar y conseguir minutos en primera estando en el Colo”.

-Y ahí de nuevo asoma Leiva.

“Sí, porque me dio la oportunidad, confió en mí sin tener minutos en primera, lo que me deja feliz, así que lo único que me correspondía era responderle. La verdad es que creo que lo voy a recordar el resto de mi vida, porque también me tuvo en la sub 15. Ahí lo conocí”.

-¿Y si de ti dependiera, te vendrías a Iquique?

“Obvio que volvería. Allá me sentía feliz. Estaba lejos de mi familia, pero la gente y los compañeros me hacían sentir como uno más”.

-¿A pesar de la B?

Sííí. Aparte se mantuvo todo el equipo, jajaja. O la base. De hecho, el Diego Fernández, que es un crack, me dice ya poh hermano, vente, te estamos esperando, pero le dije que no sabía nada”.

-Piénsalo.

“Jajaja”.

-No, piensa a quién vas a agradecerle.

“Fácil. Agradecer al hincha por acompañarnos incondicionalmente, hasta el último, a pesar de la situación que vivimos. A mis compañeros, al profe, que me dio la confianza, a la directiva y a toda la institución, donde no por ser más chico me hicieron sentir menos. A la tía Martita Lo, que se preocupaba harto por mí, a la Caro Reyes, a los kines. Todos ellos fueron fundamentales en el proceso. En lo sicológico me ayudaron demasiado, dándome tranquilidad, pero hay uno que es un semi Dios: Mariote Cejas. ¡Cómo le metió magia a mi tobillo!”.



¿Le gustó? Comparta.




te teré es una onomatopeya​, una imitación lingüística del sonido con el que comienza Cariñito, el temón de Rosado/Los Hijos del Sol que tras servir de inspiración para alentar a un equipo y crear una revista, mutó hasta convertirse en una web que tiene casi el mismo fin. Es que ahora, además de ofrendar información sobre pelotas, dragones y lo qué sucede en los rincones de Iquique, incorpora sugerencias acerca de quienes podrían ayudarlo a hacer lo que tiene pensado hacer en la capital de la región de Tarapacá.





teteré.cl © 2021
Todos los derechos reservados.