Calcagno; el iquiqueño que le está dando una mano médica a Uganda


Por Gonzalo Artal Hahn

Abrir un pozo. Así. Ayudar a reunir los recursos necesarios para instalar un pozo de agua que además de dispensar el vital elemento frenase, aunque sea un poco, la muerte de niños y otros habitantes de Uganda, formaba parte del plan inicial del médico iquiqueño Sergio Calcagno Zuleta.

Pero claro, las vueltas de su vida y las semillas que ha dejado en su inquieto recorrido le permitieron gestionar la construcción de dos estructuras que ya están conectadas a los mantos subterráneos de la localidad de Masaka, en la parte oriental de África. Uno de los 111 distritos de la excolonia británica que es cruzada por la línea del Ecuador, donde, además, también aportó al mejoramiento de la escuela y aceleró la construcción de un centro de salud que ya inauguraron y que ya cuenta con un ecógrafo portátil que el mismo donó.

“Gracias a todos los aportes de la gente que creyó y confió en nosotros pudimos terminar un proyecto muy ambicioso y que teníamos desde hace mucho tiempo, que era levantar un consultorio y terminar la escuelita que estaba en bruto. Gracias al apoyo de gente anónima, amigos y empresas pudimos terminarlas y dejarlas muy lindas”, cuenta desde África el ex sub director médico del Hospital Ernesto Torres Galdames de Iquique, quien llegó hasta la localidad ubicada a tres horas y media de la capital Kampala motivado por las obras de otro compatriota: Einer Rubilar, el creador de la Fundación Begin Anew. Algo así como Comenzar de Nuevo. Otra vez.

“Desde hace un tiempo me propuse estar en sintonía con este chileno que lleva 16 años viviendo y construyendo pozos. Y la idea inicial era justamente construir un pozo más de los cientos que lleva a su haber, pero afortunadamente con la ayuda recibida logramos instalar dos, los que ayudan inmensamente a una comunidad donde se acercan niños con algunos grados de discapacidad que son abandonados a su suerte”.

-Ufff. ¿Quiénes van en esta gestión?

“Mucha gente de Iquique, amigos de siempre, pero también personas que ni siquiera conozco. Gente de Talca y de Santiago a las que nunca he visto y que nos permitió comprar vidrios, colchones y un montón de cosas. Además, dos instituciones de Iquique se cuadraron con los dineros para instalar paneles solares que dan operatividad total a la escuela y el consultorio médico”.

-Inevitable frenar la emoción.

“Este proyecto es hermoso. El consultorio quedó precioso. Y sabes, tuve la oportunidad de hacerme los exámenes PCR en una de las mejores clínicas, donde también me hice pruebas para descartar Malaria, que, junto al Cólera, y el Tifus proliferan por acá. Y lo cierto es que pude comprobar que nuestra salud es muy buena, quizá la mejor para solucionar o subsanar problemas”.

-¿Son realidades demasiado opuestas?

“Acá hay muchos problemas, en todo el país. La falta de agua es grave. De agua potable. Y si a eso le sumas problemas en educación y salud, el panorama en las villas de todos los sectores de Uganda es frágil”.



Vivan los milagros

El Doctor en Medicina y Cirugía de la Universidad Católica de Cuenca, en Ecuador, quien también estudió Imagenología en Universidad de Santiago de Chile, Resonancia Magnética en la Pontificia Universidad Católica de Chile y Angiografía en la Universidad Nacional Autónoma de México, grabó un video que colgó a su Face personal para explicar lo complejo de la situación en Uganda y lo feliz que están los pobladores con los regalos.

“Construir un pozo es mucho esfuerzo, pues se debe transportar la mayor cantidad de materiales en moto, así que créanme que es un despliegue sobre humano. Y Einer ya lleva más de 150 pozos que ha logrado instalar con la donación de mucha gente. Bueno, ahora dos más, uno que lleva un rótulo de Iquique y otro de un privado que se cuadró con el dinero”.

-¿Sabremos el nombre?

“Mira, antes de venir me contactó una persona para que nos juntásemos en el café de la plaza y me presentó a un tercero por video conferencia. Era un señor que está enfermo, un poco mal y después de echarnos unas tallas me entregó una caja de pañuelos con 2 mil dólares”.

-Upa.

“Los milagros existen todos los días y a cada rato. Es genial. Fíjate que hace como cinco semanas, en el mismo lugar donde se instaló el segundo pozo se habían muerto varios niñitos que se cayeron. Era peligroso llegar y al ser muy pequeños, con bidones mucho más grandes en la cabeza, se cayeron al agua y se ahogaron. Y la gente seguía sacando agua, no los escucharon nunca. Terrible”.

-Genial que se logre revertir aquello.

“Todo esto ha sido una experiencia maravillosa, espero volver y darme cuenta que compramos un Mercedes y que si hay plata para echarle bencina. Y para que eso no ocurra, todos pueden aportar. Si a mí me llamaban y me decían, mire, yo soy hermana de tal persona, soy jubilada, pero te aporto cinco lucas igual. Otros depositaron de doscientas lucas o menos. Mi padrino, su hermano. Recién una amiga me depositó 120 mil pesos para completar la adquisición de los vidrios. Tu primo también.

-Esa onda. Cuál, para creerte.

“Rodrigo, gente de Talca, de todas partes. Gente que no rinde cuentas, que sabe lo que he hecho, que sabe que estas lucas son sagradas. A todos ellos les agradezco en el alma. La verdad estoy súper feliz. Súper contento”.

-Igual te veo cansado si iii

“Sí, demás. Es que llevo más de una semana a full. Hemos trabajado intensamente y no hay mucho descanso la verdad. Además, son seis horas más que en Chile, por lo que también ando un poco desfasado con los mensajes y los correos, pero nos levantamos temprano igual. Llueva o truene”.

-Un despertar bien diferente.

“Es complicado, más con todo lo que hay que hacer para buscar agua para uno. El tiempo destinado al aseo es distinto y también hay que estar atento a que no te piquen los mosquitos, pues el dengue y otras enfermedades aquí son complejas. Pero todo se transforma en una experiencia reconfortante. Eso sí, voy a llegar a Chile, a mi camita, a contar con agua caliente y a valorar más a mi país”.



Queda camino

El autor del libro “Historia de la Medicina en Iquique y Tarapacá advierte que además de entablar amistad con Joeph, un lugareño que trabaja en la fundación, ha hecho buenas migas con el doctor a cargo del consultorio, a quien ya le enseñó a utilizar el ecógrafo.

“No conocía la máquina, pero ya hemos entrenado harto. El hombre es capo y es un gallo que también está feliz con hacer estos operativos que evitará que muchas personas mueran de enfermedades que tienen tratamiento si se detectan con anticipación. Eso y el agua potable son tareas titánicas, gigantes, porque hay muchos niños que no se controlan, que nunca han ido a un médico”

-Imagino que esto no para.

“Cubrir los costos del médico que estará dos días a la semana más los dos enfermeros que estarán a tiempo completo sale 400 mil pesos. Plata que no pretendemos pedírsela a una sola persona, o quizá sí, pero con aportes menores podremos mantener la ayuda y proyectar otras, porque también se necesita una ambulancia”.

-Aló Chile. ¿Aló quién?

“No sé. La verdad es que es súper triste lo que uno ve, es muy fuerte y yo estoy súper emocionado. Sé que no voy a cambiar el mundo, pero estamos aportando granitos de arena para que suceda”.

-Gracias por todo doc.

“Hay que agradecer a todos los que se han cuadrado con la idea. Todos ellos están en la bandera chilena que pusimos junto a la de Uganda en el colegio o en el homenaje que nos hizo el alcalde. Ha sido emocionante”, dice Calcagno desde África. El mismo doc que en las próximas horas vuela a Amsterdam para detener la marcha, otro ratito, en Madrid. Una escala en la que busca regalonear con su hija antes de volver a Chile, donde, de seguro, activará otra visita a las cercanías del Lago Victoria, aquel territorio rodeado por Kenia, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Ruanda y Tanzania donde flamean unas banderas chilenas y algunos comienzan a familiarizarse con el nombre de Iquique. 



¿Le gustó? Comparta.




te teré es una onomatopeya​, una imitación lingüística del sonido con el que comienza Cariñito, el temón de Rosado/Los Hijos del Sol que tras servir de inspiración para alentar a un equipo y crear una revista, mutó hasta convertirse en una web que tiene casi el mismo fin. Es que ahora, además de ofrendar información sobre pelotas, dragones y lo qué sucede en los rincones de Iquique, incorpora sugerencias acerca de quienes podrían ayudarlo a hacer lo que tiene pensado hacer en la capital de la región de Tarapacá.





teteré.cl © 2021
Todos los derechos reservados.