Romero: “En Iquique no hay nada que impida un buen día de surf”

Foto: Marcos Tobar Cabrera / Pisagua Sumergido

Ciudadanos del mundo, no sabemos cuándo diantres abrirán las fronteras ni las grandes alamedas o si el bicharraco escuchó realmente al primer mandatario y piensa preparar alguna respuesta oficial, pero al menos contamos con una buena noticia para que dejen de revisar dónde podrían tirar las toallas y sus cuerpadas en alguna época cercana: Es que Cavancha dejó de estar cercada, por lo que lentamente comenzó a ser ocupada y gozada como los dioses mandan. Por si tiene alguno de cabecera. Y si es que mandan.


Gonzalo Artal Hahn

Apenas retiraron el kilométrico enmallado que impedía el acceso a Playa Cavancha, la ciudad comenzó a retomar sus postales habituales. Sin sombrillas, posaderas, sushipletos, churros, barquillos, berlines y pan de huevos luna entre manos, pero con muchísimos amantes del tránsito a pata pelá y de una vida junto a las olas de La Punta 1, El Colegio y Las Urracas. Las más extrañadas por surfers y bodyborders.

“El deporte es salud, es vida, mejora el sistema inmunológico, te deja más feliz, sobretodo después de estar encerrado, medio represivo, que le ha pasado a muchos. Y el hecho de sentir el agua después de sesenta y tres días sin poder tener contacto, es como renacer”, advierte Rodrigo Alvarez Bolívar, uno de los habituales entre los roqueríos y el horizonte de la capital de la región de Tarapacá.

“Y eso si que es contagioso, porque se nota en el aire que estábamos como amarrados y que muchos volvimos a sonreír, más allá de si la medida era oportuna o no. Ahora, con el tiempo se iba conociendo que con el calor el bicho tiende a debilitarse y con el deporte no tienen cómo derrumbar tus defensas, jejeje”, comenta el especialista en Web y Marketing Digital, haciendo referencia a la resolución exenta bando N°42 firmada por el Jefe de Defensa Nacional de Tarapacá, el General Guillermo Paiva Hernández.

Un documento que deroga y dejaba sin efecto la resolución 673/2020 emitida el 27 de marzo y que, en lo medular, prohibía el acceso a las playas de la región y la realización de toda actividad deportiva, competitiva y recreativa en el borde costero. Incluidos los deportes acuáticos por un plazo indefinido que afortunadamente llegó a su fin.

“No tenía sentido todo este encierro y el hecho de privar a las personas del deporte al aire libre y del contacto con el mar, siendo que en países más avanzados que nosotros ya se descubrió que el Covid-19 no afecta en esos escenarios, sino que todo lo contrario”, esgrime en la misma sintonía Javier Romero Orellana, técnico de la Federación Chilena de Surf, Fechsurf, quien agregó que suena hasta contradictorio el hecho de querer una población saludable, sometiéndola a un encierro prolongado.

“Lo único que han hecho es privarnos de todo lo que nos aporta salud. Es más, siento que la libertad en las playas y el hecho de practicar deportes náuticos deberían ser cosas fundamentales en el día a día de la población, por lo que espero que la gente aprenda y las autoridades entiendan que cuando se produzcan situaciones similares se ataquen con medidas que incentiven, justamente, a la práctica del deporte en el mar”.


Foto: Mike Urra / Glaseado.cl

Todo, aquí mismo

Uno de los primeros muchachones locales en saltar de los tahí de plumavit a las tablas de fibra de vidrio derrocha contentura tras la liberación de Cavancha, un rincón adosado al desierto más árido del mundo que, a su juicio, reúne todas las condiciones para graduarse como un chichecito de clase mundial.

“Las potencialidades que reúne Cavancha para la práctica del surf son únicas en Chile, porque si solo revisamos desde el casino al Hotel Gavina, hay cuatro a cinco olas de alta calidad como para hacer eventos de nivel profesional y desarrollar body boarder y surfistas a un nivel altísimo”, explica Romeral, quien de hecho cuenta que cada vez son más los brasileños o surfistas de otros países que ponen a Iquique en su mapa para prepararse antes de viajar a los torneos con olas más power como las de Hawaii.

“Además Iquique tiene muchas ventajas comparativas, pues las olas y las escuelas están dentro de la ciudad, lo que permite un desplazamiento súper rápido y expedito para ir a surfear, lo que a su vez genera un mejor desarrollo del deporte, por lo que de aquí a unos años la nueva camada será tremenda”.

-¿Hasta esos detalles cuentan?

“Claro, porque los chicos o las personas más adultas que surfean no tienen que viajar grandes distancias. De hecho, pueden salir y salen desde sus casas cambiados, con sus trajes puestos, lo que aumenta el número de surf por veces en el año. Al no demorarse nada en llegar a la playa aumentan la frecuencia de surf por día y por año, lo que sirve muchísimo para mejorar y aumentar el nivel.”.

-Súmele las condiciones meteorológicas.

“El clima es perfecto. No hay frío, lluvia, tormentas, temporales ni temporadas delimitadas para practicar. En Iquique no hay nada que pueda impedir un buen día de surf”.

-Ahora poh. ¿Pero usted dice que estamos condenados al éxito?

“A no ser que el mar esté sin olas, que sería como la única cosa. Pero por el resto no hay excusas. Y viéndolo desde ese punto de vista, Iquique y Cavancha poseen esa particularidad de prestar un soporte gigante a los que están desarrollándose en el surf a nivel amateur y a los que quieren ser profesionales”.

-Claro. Todo a veinte minutitos, como máximo.

“Desde el Aeropuerto, que está cerca, hasta los hoteles, hospitales, clínicas. Todo cerca y de calidad. Y más encima te mantiene conectado con el mar, por lo que paralelamente es una excelente terapia anti stress, anti enfermedades mentales o físicas, porque cualquier persona que tiene un trabajo estresante de ciudad puede salir de la oficina y dedicar 40 minutos, meterse al agua en la hora de colación y regresar a la oficina”.

-Es veldá.

“Sabes que eso lo valoran muchísimo en Santiago y en otras ciudades que tienen que esperar hasta el fin de semana para ir a surfear. O en otras urbes que tienen que viajar una o dos horas para ir al mar. Y si bien pasa algo similar en Lima, por ejemplo, ellos tienen tacos enormes que no les permite hacerla con regularidad. Entonces es una excelente terapia, a nivel masivo, tener una playa tan completa al lado para practicar surf y otros deportes”.



Las pifias enmendables

Como contrapartida el también Instructor y Director de Ananda Yoga Iquique, considera que, si bien Cavancha presenta toda la plataforma necesaria, no todo es tan jauja.

-No me diga que una de las cosas malas es la exótica efectividad de los patos yecos.

“Noo. Creo que la ola y el entorno de la principal playa de Iquique califica como un lugar súper potente, pero que turísticamente, no se le ha sacado partido a la práctica del surf como deporte estratégico inmerso en esa ciudad. Es mi visión”.

-Demás. Algo que vaya más allá de las fotografías.

“Sí. Y desde el punto de vista del cuidado y del derroche también tengo mis aprensiones, porque lamentablemente es un sector que está abandonado por la autoridad y por la misma comunidad. Hablemos de los dos lados, porque no le vamos a echar solo la culpa a las autoridades, ya que no es posible que un balneario que presenta todo lo descrito para ser un icono increíble del turismo y los deportes náuticos esté tan contaminado, con tantas personas en situación de calle durmiendo y viviendo ahí. La verdad es que tampoco hay una limpieza coordinada. No existen campañas de reciclaje, no están las máquinas que limpiaban la arena, no existe señalética ni duchas ecológicas que nos hagan perder tanta agua en una tierra desértica”.  

-Todo para mejorar. ¿O no?

“Claramente y rápidamente, porque entre la basura, el derroche del agua y todo el mal diseño del parque se sigue perdiendo un tremendo potencial iquiqueño al que puede y debe sacársele partido. Somos uno de los mejores balnearios de Sudamérica si lo vemos desde el punto del surf y la recreación, porque además de poder bañarse tranquilamente se puede optar a ir un poco más adentro y pescar olas gigantes y de calidad”.

-Buena mezcla

“Y ojo, que también se debe pensar en acoger a los turistas que no surfean pero que les encanta el surf como ambiente, como life style, como atracción, quienes vienen junto a los surfistas porque también les gusta la playa, conversar con la minita o en el caso de ellas, con el tipo que prefiere el traje de baño al pantalón como opción. Ellos buscan tirarse piqueros, hacer playitas y si pueden pescar las tablas y meterse al agua una y otra vez lo van a hacer. Entonces es una desventaja que hay que asumir y atacar”.


Foto: Facebook Ananda Yoga Iquique

Los permisos

Es más raro que dar con la fórmula idónea para pedir permisos que te permitan celebrar el dieciocho de septiembre con más personas, pero se supone que la apertura de la playa monitorada por la autoridad marítima y Carabineros de Chile, solo podría ser disfrutada por menores y exponentes de la tercera edad.

Aún así, son muchísimos los que ya se chantaron el traje, chapotearon de lo lindo entre los manchones de anchovetas y los huiros para levantar la vista sobre el oleaje y decir la palabra mágica: La de atrás.

-¿Ya lo hizo?

“Sí, volví a surfear y realmente ahí te das cuenta lo feliz que te hace el deporte y el contacto con la naturaleza, porque es increíble percatarse cómo con un buen contacto puedes mantener tu salud mental y física al cien por ciento”.

-Entero de terapéutico

“Es que el surf es un deporte super liberador. Fíjate que en varios países se utilizan sesiones para erradicar problemas ligados al stress y la ansiedad, e incluso, para tratar personas con adicciones. Y no necesitas ser un súper surfista, porque basta con meterse al mar y jugar con las olas para adquirir los beneficios”.


Foto: Facebook Ananda Yoga Iquique

El aliado perfecto

Cuando Romeral no está en el agua, es posible que ande por Ananda Yoga Iquique, un centro de medicina alternativa que se dedica a transmitir los conocimientos del hatha, esa vertiente del yoga clásico que, según cuenta, es una de las pocas metodologías que no ha sufrido muchas modificaciones.

“Estamos abierto desde el 2004, por lo que llevamos dieciséis años trabajado con todo tipo de personas en la ciudad. Y al revisar lo realizado, nos percatamos que hemos hecho bastante aportes a la comunidad, especialmente ligado a clases gratuitas o a los talleres de pilates, cocina vegetariana, danza, relajación, deportes y todo lo ligado a la salud, el bienestar y el autocuidado”.

-¿Siguen a pesar de la pandemia?

“Sí, ahora mismo estamos dando clases online con talleres de meditación, así que independiente de la pandemia las clases están a full”.

-Muy bien. ¿Mensaje final?

“Espero que el confinamiento nos haya servido un poco para reflexionar acerca de la vida que estamos llevando a nivel de comunidad, como población, país y de forma personal, pues sería muy lindo que después de esto hayamos valorado la naturaleza, la salud propia, la del país y el medio ambiente. Que también velemos por la salud de nuestros hijos y que se valore cómo es de necesario la vida la aire libre; el deporte, el arte y la música. Además, es de esperar que también seamos capaces de valorarnos como ciudadanos y hagamos valer el derecho de la libertad y de la salud, que son súper importantes”.

-Vale. Muchas gracias.

“Lo último: espero que también entremos en una etapa de apoyo mútuo, que salgamos del egoísmo, del yo-yo y solo yo, y trabajemos como comunidad, para en definitiva, levantar a Chile y donde estemos viviendo en este momento”.


Los interesados en contactarse con Javier Romero o el centro Ananda Yoga Iquique pueden ingresar al Instagram @anandayogaiquique o al Facebook https://www.facebook.com/Ananda-Yoga-Iquique-1504795239832884/. Ahora, si su intención es ubicar a alguien del equipo de te teré, llame al 572-717111, métase al face https://www.facebook.com/tetere.cl/o escríbanos al correo iquique@tetere.cl.


¿Le gustó? Comparta.




te teré es una onomatopeya​, una imitación lingüística del sonido con el que comienza Cariñito, el temón de Rosado/Los Hijos del Sol que tras servir de inspiración para alentar a un equipo y crear una revista, mutó hasta convertirse en una web que tiene casi el mismo fin. Es que ahora, además de ofrendar información sobre pelotas, dragones y lo qué sucede en los rincones de Iquique, incorpora sugerencias acerca de quienes podrían ayudarlo a hacer lo que tiene pensado hacer en la capital de la región de Tarapacá.





teteré.cl © 2020
Todos los derechos reservados.